De la caja a la vergüenza perdida

Ante el Tribunal de Conducta del Frente Amplio, Sendic había dicho que por su propia omisión no tenía los comprobantes de los gastos con la tarjeta corporativa. Ahora afirma que se los entregó a Ancap y fue la administración la que perdió la documentación. El ex Vicepresidente no solo cometió peculado y abuso de funciones, sino que engaña y miente en forma reiterada y ha perdido hasta el último rasgo de vergüenza.

La secuencia de mentiras que ensaya el ex Vicepresidente Sendic parece interminable. Cada vez que habla trasmite además la triste imagen de una persona irresponsable, que cree que con sus falsedades infantiles puede engañar a la opinión pública y a la Justicia.

Provoca una profunda desazón republicana advertir que alguien de su entidad moral haya llegado a la Vicepresidencia y que, a sus inconductas –peculado y abuso de funciones– agrega impunemente sus permanentes contradicciones e incoherencias.

Al concurrir el martes pasado al Juzgado para notificarse de la acusación fiscal, Sendic declaró a la prensa que informó a la Juez que una caja en la que Ancap guardaba los comprobantes de sus gastos con la tarjeta corporativa, se había perdido y que Ancap había iniciado una investigación administrativa. Los abogados de Sendic llegaron a sostener ante los medios que al desaparecer esas pruebas no se habría configurado el delito (¿?) en una explicación francamente indigna de personas que han recibido su título de abogado.

Posteriormente, la presidente de Ancap Marta Jara evadió hablar con la prensa de la existencia o inexistencia de la famosa caja aunque hizo saber que Ancap ya le entregó a la Justicia toda la información que se le requirió, enterrando sin remedio el argumento de Sendic de que la Justicia aún no podría procesarlo hasta que culmine la supuesta investigación administrativa que se estaría realizando. A buen entendedor, quien haya visto por televisión la entrevista a la ingeniera Jara sabe que la presidente de Ancap insinuó gestualmente que la famosa caja con los documentos nunca existió, que es lo que presumimos la enorme mayoría de los uruguayos.

El propio Sendic, quien se pisó otra vez el palito como sostiene el viejo dicho popular, había expresado ante el Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio que los comprobantes de sus gastos no los había guardado por omisión propia. Uno de los numerales de ese dictamen expresa textualmente: “El Cro. Sendic ha invocado, en declaraciones públicas y también ante el Tribunal, su derecho a que no se le presuma culpable de ninguna irregularidad mientras no haya sido probada, señalando que no le corresponde a él probar su inocencia. El Tribunal comparte y apoya ese criterio en general, que debe defenderse por principio. Sin embargo, en el caso particular de los gastos efectuados por el Cro. Sendic con la “tarjeta corporativa”, no es posible aplicarlo, porque la prueba fundamental (los comprobantes de sus gastos) no se conoce debido a una omisión en que incurrió él mismo. Los comprobantes que explicarían cada gasto y que podrían aclarar las dudas no fueron entregados a Ancap como disponía la reglamentación que el propio Cro. Sendic propuso”.

Es decir, lo de la caja perdida en Ancap es un invento de un mentiroso tan habitual que se olvida de lo que había afirmado ante el Tribunal de Conducta del Frente Amplio hace unos meses.

La situación es cada vez más triste y lamentable. Sus compañeros frenteamplistas deberían reclamarle que se calle de una vez y para siempre, para evitar que sigan acumulando vergüenzas. Aunque no sabemos qué éxito tendrían, ya que el ex Vicepresidente anunció, imperturbable, que aspira a ser candidato otra vez.



Basta de desidia politiquera
Mal con todos
Julio María Sanguinetti
Ahora, Uruguay se suma tardíamente al reclamo de elecciones libres
Director de Human Rights Watch condenó duramente al gobierno uruguayo
Sanguinetti y el gobierno de coalición
Improvisaciones de un candidato
Luis Hierro López
Una amplia visión de la democracia y los problemas de la región
Un café con Sanguinetti
Las preocupaciones de Miranda y los desvaríos de Muñoz
Castillo y la doble moral del Partido Comunista
Novick y Sartori violaron normas sobre publicidad
La calidad del agua y su cuidado público
Elena Grauert
Nadie se hace cargo
Santiago Torres
Los enemigos ideológicos del agro están en el propio Poder Ejecutivo
Tomás Laguna
Por favor, ¡basta!
Julio Aguiar Carrasco
Observatorio de la Violencia
Fátima Barrutta
La hipocresía de Juan Raúl Ferreira
Leo Roca
Parecido no es lo mismo
Jorge Bentos
Ana María Bozzo
Con Venezuela, la izquierda se está suicidando
Cayó el Chapo, pero el narco sigue
La inteligencia artificial promete mejorar los diagnósticos médicos
Frases Célebres 750
YO, JULIA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.