Cuota 481 sufre efecto colateral de la guerra Trump

Por Tomás Laguna

Medios especializados están anunciando que la Unión Europea habría acordado con los Estados Unidos, o estaría en vías de hacerlo, un cupo exclusivo de 35.000 tt de carne vacuna parte de la Cuota 481, esto es el 73% de este contingente arancelario lo que implica un grosero recorte para los demás abastecedores, entre los que se encuentra Uruguay.

La historia del cupo 481 se remonta a un litigio que los Estados Unidos y Canadá le ganaron a la Unión Europea ante la OMC. Todo se inicia en 1996 cuando los EE.UU. y Canadá cuestionaron en la OMC  medidas europeas implementadas en 1988 por las cuales establecían restricciones a la carne importada con hormonas. El momento más álgido de esta disputa se suscitó en 2003 cuando la UE informó a la OMC que había establecido un embargo permanente sobre las importaciones de productos cárnicos tratados con hormonas extendiendo su moratoria provisional sobre un total de seis diferentes hormonas. Bruselas defendió que había recabado información científica suficiente para justificar la continuación de las restricciones, y llamó a los EE.UU. y a Canadá a levantar sus represalias comerciales. Sin embargo, y ante la negativa de los EE.UU, la UE trajo de nuevo el caso frente a la OMC en 2004. Finalmente, el panel dónde se dirimió la controversia concluyó en marzo de 2008 que Bruselas seguía sin brindar evidencia suficiente para sustentar su moratoria, otorgando la razón a los EEUU y Canadá a la vez de exigir una compensación de parte de la UE, la que se otorgó mediante un contingente arancelario estipulado en la resolución (CE) Nº  617/2009 luego ampliado por el similar Nº 481/2012 (reparar que el número de la resolución que establece el contingente arancelario dio denominación al cupo).

El siguiente capítulo lo escribió Australia (mayo de 2009) al entender y reclamar ante la OMC que esta medida no podía dejar fuera de competencia a otros proveedores. Al reclamo se sumó Uruguay, finalmente hoy el cupo se distribuye entre quienes originalmente lo detentaban, EEUU y Canadá, más Australia, Nueva Zelandia, Uruguay y Argentina (último en ser habilitado por la UE.  

Para nuestro país este beneficio arancelario fue particularmente oportuno y se adelantó al cese de las prerrogativas que nos otorgaba  el Sistema General de Preferencias con la UE (año 2014), previsto para naciones en desarrollo.

Para nuestro país fue el surgimiento de un nuevo negocio en la ganadería, el engorde a corral cumpliendo un riguroso protocolo tal cual lo especifican las condiciones de este cupo. En el 2012 significó el 1,5% del volumen peso carcasa exportado creciendo hasta el 5% del total en el año pasado. En valor como porcentaje del total exportado evolucionó del 2,4% hasta poco más del 9% el año pasado. Más aún, en comparación con el valor promedio de las exportaciones por tonelada, la cuota 481 evolucionó de un precio 65% mayor al inicio hasta un 80% mayor al promedio el pasado año. En los últimos años nuestro país ha logrado participar de este cupo en más del 30% del volumen ofrecido. Debemos reconocer la capacidad de la cadena de la carne vacuna para responder a un estímulo externo.

Desde que se estableció la cuota no han sido los EEUU los más interesados en cumplirla, desde que la misma exige producción libre de hormonas y comercialmente no habrían estado dadas las condiciones para que fuera atractiva para sus sistemas de producción. No obstante hoy parece que no es tan así, y en la guerra comercial desatada por la administración Trump los europeos procuran congraciarse con los norteamericanos, temerosos de la prepotencia de su inefable presidente. En particular preocupados por los aranceles al acero y aluminio con los que amenaza Estados Unidos, la Unión Europea acude a lo que tiene a mano, ofreciendo en exclusividad parte de este contingente arancelario, el que habría sido reclamado por el gigante del norte. Esto explica esta concesión exclusiva que alcanza al 73% del cupo, con el agregado que en el restante 27% los EEUU también podrían participar.

La situación en si es grave y controversial. La misma razón que llevó a Australia a reclamar ante la OMC en mayo del 2009 readquiere vigencia ante esta decisión unilateral de la UE en beneficio de un proveedor y en detrimento de otros. Es de esperar que los australianos reaccionen de inmediato. Debería nuestro país hacer lo propio en conjunto con la nación del Pacífico reeditando el reclamo original.

No estamos en condiciones de poner en riesgo el 10% de nuestras exportaciones cárnicas sumando este contratiempo a los que ya tiene nuestra industria frigorífica para competir en un país que paulatinamente va quedando fuera de mercados en precio. Realidad constatada en la feria SIAL de París.

¿Será capaz nuestra Cancillería de reaccionar y actuar con la celeridad y profesionalidad que el momento exige? Por el bien de la República, esperemos que sí.



Un año de retrocesos
Aquellos polvos...
Julio María Sanguinetti
No es crisis, es decadencia
Luis Hierro López
Mucho humo
2018 agotado, 2019 movilizado
Tomás Laguna
PS sobre Trías: no sabemos si se equivocó no
La trampa no les resultó
Un proyecto inconveniente e inconstitucional
El Frente Amplio y los insultos a los gobernantes
Medios de producción y plusvalía: el totalitario túnel del tiempo
De la desinformación a la frivolidad
Medida acertada
Julio Aguiar Carrasco
Los disturbios navideños en Malvín
Jorge Ciasullo
Montevideo, cuidad resiliente
Fátima Barrutta
Tiempos de construcción
Lole Hierro
Hasta el 8 de febrero
El cambio climático entre las verdades y los cuentos de terror
Lo mejor de la cultura en 2018: Ida Vitale ingresa en el Olimpo
El Partido de la responsabilidad
Alfredo Menini
Steven Spielberg y sus videos de la memoria
Frases Célebres 748
La revuelta que otra vez hace temblar a una vieja nación
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.