Cuando Lula estuvo en Montevideo

Hay evidencias de que Lula vino a Montevideo en una misión privada para hacer gestiones a favor de la empresa de construcción OAS –una de las implicadas en el Lavajato– que fue designada por el gobierno de Mujica para hacer parte de la obra de la regasificadora.

Según denuncias que están radicadas en la comisión investigadora parlamentaria Lula estuvo en Montevideo en misión privada, en 2013, para interesarse por diversas obras públicas y para influir en las concesiones a favor de las empresas brasileñas.

El ex presidente brasileño fue traído a Uruguay por la empresa brasileña de construcción OAS y participó en una reunión con empresarios de distintos sectores en un hotel de Carrasco donde se analizó la obra de la regasificadora de Puntas de Sayago. OAS, envuelta en uno de los escándalos de corrupción en Brasil, fue luego la responsable de la construcción de la obra en Puntas de Sayago que quedó trunca.

La información fue dada en la comisión investigadora de la Cámara de Representantes que analiza todo lo vinculado a la regasificadora por el presidente de la Cámara de la Construcción, Ignacio Otegui, según lo que se divulgó a principios de 2017. Hasta ese momento, la visita de Lula se había mantenido en reserva.

Según el diputado denunciante Pablo Abdala, tras esa visita de Lula el gobierno de Mujica concedió la obra a OAS –que no era la que hizo la mejor oferta– tras un procedimiento irregular. Abdala sostuvo que “ ha quedado demostrado que fue un proceso absolutamente irregular, ya que la adjudicación se realizó en 10 o 12 días, un tiempo absolutamente récord, por lo que fue una adjudicación política”. La empresa no calificaba para ser adjudicataria y la licitación se resolvió en forma irregular aseguró el legislador nacionalista.

Además de este hecho, la comisión investigadora analizó en el pasado, sin poder llegar a conclusiones, una denuncia de la prensa brasileña según la cual el ex ministro de energía de Brasil, Fernando Pimentel, procesado ahora por el Lavajato, habría indicado que el jefe de la casa civil del gobierno uruguayo era la persona con la que habían hablado en Uruguay para digitar la adjudicación. Ese cargo no existe en Uruguay, pero podría asimilarse a la secretaría de la Presidencia.



Un país al revés
Hora de cambiar
Julio María Sanguinetti
Entre el dogmatismo y el delirio
Luis Hierro López
Generosidad mal entendida
La hemiplejia de los Derechos Humanos
Difícil para sagitario...
Crecimiento y destrucción de empleo
Al fin la granja tendrá su nuevo mercado
Tomás Laguna
70 años de Israel
¡Qué bajo hemos caído!
Julio Aguiar Carrasco
Los tiempos de la oposición
Lole Hierro
La destitución de Celsa Puente muestra las luchas por el poder
Jorge Ciasullo
ASSEsinando la legalidad
Consuelo Pérez
¿Quiénes son los perjudicados por el paro de la Caja de Profesionales Universitarios?
Jorge Bentos
El precio de la Independencia
19 de Abril
Pruebas implacables contra Lula
¿Qué dirán ahora?
Macron apuesta fuerte a la unidad europea
La sombra de la vuelta al populismo
Ratifican que en Siria había armas químicas
Trump “no está moralmente capacitado”
Frases Célebres 712
EL URUGUAY QUE PENSÓ
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.