Corredor Garzón y la marcha atrás frenteamplista

Por Jorge Bentos

Las contramarchas municipales con el Corredor Garzón dan cuenta de la improvisación y falta de visión de largo plazo con que se gobierna a Montevideo

La sana y sabia opinión de los vecinos del barrio Colón oportunamente no fue escuchada por el gobierno departamental montevideano y ergo impusieron el “corredor Garzón” como una benemérita razón de mejora de circulación vial. El error no pudo ser más que defendido a brazo partido, ya que según el Frente Amplio todo era porque la gente —y la oposición— no entendían que el corredor iba a permitir una circulación más ágil en la populosa barriada de Colón. Se jactaba faltamente el gobierno de la entonces intendente “compañera Ana” y secundado luego por el Ing. Martínez. Pero ahora, y casi a la callada, dan marcha atrás en el corredor, ordenando la circulación tal y como era por la Avda. Garzón.

Este tímido cambio incluye la zona central del barrio, es decir desde las intersección con Irigoyen hasta Carve, quedando incluida la plaza central de Vidiella. La fuente que hace pública esta marcha atrás frenteamplista, indica también que prontamente se va a descartar la terminal de ómnibus ya que su implementación también fue otro hecho impensado, a costa —eso sí— de los contribuyentes.

El corredor costó millones a las arcas municipales, lo que se traduce fácilmente que ese costo fue del bolsillo de todos los montevideanos, pero ahora también costará desmantelar el corredor, corriendo las paradas y demás horrores viales. Cuesta entender cómo gratuitamente han jugado con las arcas públicas, que lamentablemente los uruguayos estamos acostumbrados a  aceptar graciosamente. Basta ya de eso.

Se deberá, oportunamente, repetir pecuniariamente contra los jerarcas municipales de entonces y sus asesores, quiene han causado un perjuicio a tal grado que hasta la propia comuna da marcha atrás en tan mal proyecto. Deberemos ver cómo aplicar el derecho cuando se cambie de gobierno e iniciar las acciones pertinentes, ya que el “robo camuflado” no lo debe pagar el pueblo, sino la fuerza frenteamplista que gobierna la ciudad capital de este castigado pueblo uruguayo.

El cuerpo del pueblo no da más de aguantar el sacar y sacar dinero público para tapar el vicio de mala gestión y aprovechamiento. Es caótico y cansador tanta mala operación y tanto abuso, todo a costa de Juan Pueblo, pero todo tiene un límite. Se pagarán estos infundados costos ya que descuenta quien escribe que, una vez que se abran los expedientes internos y se formulen correspondientes denuncias, alguien —más de uno— responderá ante el poder judicial por estos tejes y manejes frenteamplistas.

Por lo menos ahora Colón intentará volver a la normalidad en materia de circulación vial.



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.