Condena de Lula

La condena del ex Presidente Lula da Silva es un hecho penoso para la democracia latinoamericana. Que un mandatario electo por el pueblo en dos oportunidades caiga así, es una herida muy grande para un sistema que vio en él el ascenso real de las clases populares a la altura del poder.

El juez que condena al ex Presidente es un magistrado importante. Ha conducido un proceso difícil y riesgoso. Tuvo el coraje de procesar a figuras de enorme poder, los mayores empresarios del país, que aparecían intocables. Son empresarios globales, de un peso económico inusual en nuestro continente.

Que Lula fue la cabeza de una estructura de corrupción sistémica, dedicada a preservar el poder para el PT de modo indefinido, no le cabe duda a nadie que mire con un mínimo de objetividad los hechos. Más allá de discutir sobre enriquecimientos personales, lo que importa es que el “mensalâo” y el “lavajato” han demostrado hasta el hartazgo que de modo espurio se obtuvieron miles de millones de dólares de la vida del Estado, principalmente de Petrobras, para afianzar la hegemonía del PT en el poder. Son miles de millones, no son pequeñas sumas. Son licitaciones multimillonarias, por valores sin comparación posible en América Latina. De todo eso, ¿Lula no se enteraba? ¿Cuándo un diputado se daba vuelta y votaba lo que su gobierno quería, pensaba que era por convicción? ¿Lula era un idiota manejado desde el despacho de al lado por el Ministro Dirceu, cuando la corrupción hoy es un hecho monolíticamente comprobado, con miles de abrumadoras pruebas? Preguntarse es responderse y esto hace de Lula un gran responsable de lo que ha ocurrido en Brasil, especialmente luego de su segunda presidencia, cuando la dirigencia del PT se enloqueció por el poder y quiso perpetuarse.

Desgraciadamente, la discusión en nuestro país pasa todo por lo anecdótico. El frentismo salta a hacer de Lula una víctima y la oposición lo opuesto. El tema es muy serio y no puede ser llevado al debate minúsculo de un procedimiento o un juicio. Aquí estamos ante el episodio global de corrupción más grande de la historia de América Latina. Y ello ocurrió bajo la segunda presidencia de Lula Da Silva. No hace falta discutir sobre un apartamento para establecer su responsabilidad genérica. Ni siquiera el hecho notorio, que salía en los diarios, de Lula viajando con Marcelo Oldebrecht a Venezuela a cobrar los inmensos contratos allí adjudicados por el gobierno chavista al gigante brasileño de la construcción.

El tema es doloroso, pero también necesario. Alguien que sea rico y poderoso, no está más allá de la ley. Y que antes alguien haya sido un sindicalista pobre, tampoco. Debajo de la ley estamos todos y así debe ser. Lo peor es la destrucción de los partidos, que hará más difícil la reconstrucción de un Brasil que ya era hora que dejara atrás esa lacra de políticos que confundían la vida pública con la privada y hacían de aquella el pasaporte para florecer la segunda.



Campeonato de improvisaciones impone una pausa
Neymar Jr., mucho más que fútbol
Julio María Sanguinetti
Para no tener que comernos a los conejos
Luis Hierro López
Además de inmoralidad, delito
Además, un sabio
“Historias de Nueva York”
Más concesiones al capital extranjero
Acuerdo UE MERCOSUR - Suerte en pila...
Tomás Laguna
18 de Julio
Cuánto antes mejor
“Después de doce años no hay una estrategia de desarrollo”
Un horno y la ética
Jorge Ciasullo
Raíces ideológicas del Partido Colorado
Perro digital
Consuelo Pérez
Rosh Hashaná
El rasgo demagógico de Cristo
En manos de un gordinflón aventurero
Hay cientos de conflictos con aborígenes en Argentina
Evo pone en peligro a la Pachamama... y a la democracia
Frases Célebres 688
Venezuela y sus penurias diarias
SIEMPRE EL DERECHO (II)
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.