Burocracia cómplice

Por Jorge Ciasullo

La sociedad se ha visto conmovida por dos crímenes aberrantes ocurridos con pocos días de diferencia. En el último, el acusado es un taximetrista de 35 años de edad. Los dramas desvisten otra vez la falta de controles.

A raíz de ellos, han surgido diversas propuestas de distintos sectores que van, desde instaurar la pena de muerte, prisión perpetua, castración química, listado de acceso público de agresores sexuales, etc. Todo lo cual puede ser válido, salvo, en nuestro caso, la pena de muerte, pero debe ser discutido desapasionadamente, introduciendo, si cabe, las reformas necesarias a leyes y disposiciones.

Quienes hayan realizado los trámites correspondientes para obtener o renovar la licencia de conducir, podrán informarse de los requisitos previos que figuran en la página correspondiente de la IMM. Son particularmente exigentes -y está bien que así sea- los destinados para obtener la libreta profesional, entre ellos “certificado de antecedentes judiciales” y sometimiento a exámenes médicos rigurosos por profesionales de la propia IMM.

Ante diversas manifestaciones de la sociedad, en cuánto a cómo es posible que el acusado del último crimen, tuviera libreta profesional, habida cuenta que tenía antecedentes, penales en los años 2004 y 2012 por atentado violento al pudor en forma reiterada, delitos por los cuales fue remitido al Vilardebó primero y al Comcar después, además de una denuncia por violencia y también agresión sexual de su ex pareja, la IMM ha informado que el certificado de antecedentes judiciales, fue eliminado por la Junta Departamental en el año 2015. Sin embargo, figura entre los requisitos y así consta en la página correspondiente, en una palabra, es una exigencia “de papel”.

Además de esa “aclaración” de la Intendencia, se ha hecho pública la manifestación de la Directora de Desarrollo Social, Dra. Fabiana Goyeneche, en cuanto a que “hay un sistema que genera monstruos”. Es decir nosotros, la sociedad -en su visión- creamos esos monstruos. Obviamente, ello ha provocado indignación general, porque viene de quien es jerarca de un departamento entre cuyos cometidos se establece: “Formular, supervisar y ejecutar las políticas del departamento atendiendo especialmente las destinadas a mujer, adulto mayor, juventud, infancia y discapacitados”.

La Directora de Desarrollo Social, que los ciudadanos de Montevideo merecen, podría en esta caso o guardar silencio o proponer la revisión de los requisitos que hacen posible la obtención de la libreta profesional, en toda su extensión, desde conducir un vehículo de servicio público, un ómnibus escolar un transporte pesado, que hacen, por extensión, a lo establecido en el numeral 7 de sus cometidos.

Se suma la Dra. Goyeneche a las políticas orientadas únicamente a recaudar de la IMM, cámaras en contenedores, cámaras para exceso de velocidad, radares ocultos, inspectores tras los árboles, etc. De políticas sociales, ni nos importan, ni hablamos. En cambio ideas para recaudar son bienvenidas y adoptadas. Así estamos.



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.