BPS: sin piedad con los jubilados

Por Jorge Bentos

En estos tiempos de frío, es muy triste ver las colas de las personas que tiene trámites para jubilarse.

En el Departamento de Maldonado, las colas ante el Banco de Previsión Social se inician a las 6.30 horas con el único objetivo de conseguir un número para ser atendidos ese mismo día por un trámite, sea de inicio o de seguimiento; lo contrario es agendarse por la vía Web, pero la demora supera los 50 días calendario. Así lo ha presenciado este columnista, no descartando que la misma situación se genere en los demás departamentos del país ya que el sistema es de alcance nacional.

El hoy Ministro Murro, cuando estaba al frente del BPS, se mostraba ante la opinión pública como interesado en corregir errores, actualizar sistemas informáticos, preparar a los funcionarios, etc. Hoy es una gran mentira: el sistema web se “cae” casi diariamente, los funcionarios deben reiniciar los sistemas y ver si continúan la atención, etc.

La espera en conseguir los números se hace a plena intemperie, bajo un pequeño techo sin paredes que no cubre ni el frio ni la lluvia. Es lamentable ver a las personas de avanzada edad, algunas con discapacidades, esperar a que se abra la puerta de la institución. Al abrirse, la gente es “enrollada” en un sinfín de vueltas dentro del local. Al poco rato los números se terminan y debe empezarse de nuevo al día siguiente; eso sí: de lunes a jueves, ya que los viernes no se atiende a pasivos, cosa ésta también inexplicable.

Para agregar el infortunio, tal como se demuestra en la foto que acompaña la presente, los baños públicos no tienen el material sanitario mínimo; en su lugar, un cartel adhesivo explica que, debido al vandalismo, no se repone el material necesario. Los jubilados no pueden ir a esos baños luego de sufrir el frío invernal. Todo esto avalado por el propio BPS.

Estas cosas, que parecen ser menores, han logrado en mi memoria ubicar situaciones similares durante el periodo de la dictadura, ni antes ni después, justamente en ese período, donde las filas humanas se veían por una u otra razón. En esa oportunidad, fuimos las victimas reales de un sistema inducido por los actos anti democráticos de las fuerzas del Frente Amplio de mano de los tupamaros y sus aliados.

Hoy bajo el gobierno de la misma coalición de izquierda vemos todos los fracasos y cómo el pueblo de a pie sufre; y ningún político barato del FA se hace presente y cabe unas preguntas al respecto: ¿solo lo vemos quienes prestamos un poco de atención?, ¿solo lo ven quienes lo sufren? ¿Dónde está el Sr. Murro con su discurso falaz?

Estas cosas debemos corregirlas y para ello nuestro Partido está en la calle, junto al pueblo. Basta ya, señores del gobierno, de mirar para otro lado: las cosas no están funcionando, y es así sin vueltas ni retórica barata.



Basta de desidia politiquera
Mal con todos
Julio María Sanguinetti
Ahora, Uruguay se suma tardíamente al reclamo de elecciones libres
Director de Human Rights Watch condenó duramente al gobierno uruguayo
Sanguinetti y el gobierno de coalición
Improvisaciones de un candidato
Luis Hierro López
Una amplia visión de la democracia y los problemas de la región
Un café con Sanguinetti
Las preocupaciones de Miranda y los desvaríos de Muñoz
Castillo y la doble moral del Partido Comunista
Novick y Sartori violaron normas sobre publicidad
La calidad del agua y su cuidado público
Elena Grauert
Nadie se hace cargo
Santiago Torres
Los enemigos ideológicos del agro están en el propio Poder Ejecutivo
Tomás Laguna
Por favor, ¡basta!
Julio Aguiar Carrasco
Observatorio de la Violencia
Fátima Barrutta
La hipocresía de Juan Raúl Ferreira
Leo Roca
Parecido no es lo mismo
Jorge Bentos
Ana María Bozzo
Con Venezuela, la izquierda se está suicidando
Cayó el Chapo, pero el narco sigue
La inteligencia artificial promete mejorar los diagnósticos médicos
Frases Célebres 750
YO, JULIA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.