Ay Marina, Marina ¡Qué desfachatez!

Por Angelina Rios

La ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, habla y habla. Con ella no necesitamos parafrasear a Sócrates: ´Habla para que yo te conozca´. Porque la conocemos. Y la conocemos bien, no sólo por sus decires sino también por su accionar.

Quizás Marina, frágil al parecer de memoria, se olvidó de su primera  gestión en esa Secretaria de Estado. Toda su vida, hasta ese entonces, criticó el nepotismo y el clientelismo del que hacían- según ella- uso los partidos tradicionales. Ahora bien, sus ideales y lucha, los echó por tierra apenas asumió su cargo. Muestra de ello sobran. Contrató en el 2006 al ´amigonovio´ de su hija, como director del Instituto Nacional de la Juventud, a la mamá y al papá de su postulante a yerno, como jefa del Área Jurídica y chofer respectivamente. Otros familiares  también tuvieron su lugar en el MIDES: la esposa de su sobrino actuó como jefe en el Área Financiera y familiares de integrantes del partido Comunista también supieron desempeñarse  en distintos cargos. 

Un 3 de agosto de 2006, la querida Marina Arismendi en el Programa Quien es Quien, que trasmite canal 5, decía: ´Yo soy comunista y como comunista actúo. Para un comunista es como el sueño del pibe. (...) Las acciones del Ministerio contribuyen para que haya comunismo en el Uruguay, aunque yo no lo vaya a ver. Sigo creyendo en la sociedad del pan y de las rosas, en una sociedad sin explotados ni explotadores, sin clases sociales y la labor del Ministerio de Desarrollo Social se asemeja al asalto al Palacio de Invierno´.

La desfachatez de la Ministra no tiene desperdicio. Pasa por alto, como tantos otros de su coalición frenteamplista, las formas y lo que es peor aún, desconoció  la Constitución de la República que en  Artículo 58  establece: ´Los funcionarios están al servicio de la Nación y no de una fracción política. En los lugares y las horas de trabajo, queda prohibida toda actividad ajena a la función, reputándose ilícita la dirigida a fines de proselitismo de cualquier especie´.

En esta, su segunda administración, el Tribunal de Cuentas de la República (TCR) observó la contratación directa  de 70 instituciones para desempeñarse  en el Sistema de Cuidados. El TCR en su resolución sostuvo  que estas contrataciones no se adecuan con las causales de compra directa por excepción, sino que ´deberían tramitarse a través del procedimiento de Licitación Pública´. A ello  le sumamos los reclamos de los trabajadores tercerizados del MIDES, que con Arismendi en su oficina le ocuparon su Secretaria, reclamando su regularización. Más de 1000 funcionarios lograron su objetivo.

El Presupuesto que le votó el Parlamento al MIDES ronda en los 300 millones de dólares por año para apoyar a aquellos compatriotas que están pasando un mal momento.

Ahora bien, cuando hurgamos en las estadísticas del INE en lo que refiere a pobreza e indigencia aún nos encontramos con cifras preocupantes. 172 de cada mil niños menores de 6 años son pobres; 66 de cada 1000 hogares con jefatura de hogar femenina están por debajo de la línea de pobreza; 174 personas de cada 1000 que declaran ser afrodescendientes están por debajo de la línea de pobreza.

Creció el número de asentamientos. Según datos surgidos en el último relevamiento nacional que llevó adelante la organización Techo, en Uruguay hay 656 asentamientos compuestos por 60.191 viviendas. Muchas de estas viviendas precarias, sin servicios, sin saneamiento.

De cada 10.000 montevideanos, hay cuatro que duermen en la calle, más los 1.600 que salen de las cárceles cada año y no tienen dónde ir, más los que duermen en refugios.

Y así podríamos seguir dando cifras y cifras de datos que avergüenzan, máxime cuando se escucha decir a la ministra Arismendi  a Agesor (medio de prensa de Soriano), que ´si los partidos tradicionales retoman  el poder, se terminaran las ayudas a los más pobres (...) Porque son los mismos que dejaron miles y miles de personas en la calle, miles y miles de personas muertas de hambre, miles y miles de personas sin trabajo´.

Marina no decir la verdad. Los precandidatos presidenciales han dejado claro que se seguirá trabajando en ese sentido, para dignificar la vida de nuestros compatriotas, mejorando sus condiciones.

Miremos los paisajes de las ciudades, recorramos las calles de nuestro país. Miremos a nuestros compatriotas y nos daremos cuenta de una vez por todas que  Marina Arismendi no hizo ni está haciendo bien su trabajo. Miremos.



Faltan conducción y claridad...
El Partido Colorado y los desaparecidos
Educar es aprender
Julio María Sanguinetti
Ideas para el Gobierno 2020: Crecimiento económico y competitividad
Jueves 25, la modernización de la seguridad social
El estancamiento uruguayo según El País de Madrid
Las canalladas de turno
¿Atrapado sin salida?
Elena Grauert
Los estoicos productores arroceros enfrentan nuevas adversidades
Tomás Laguna
Con los hijos y las hijas no, ¡con los corruptos sí!
El stalinismo
Julio Aguiar Carrasco
El transporte público y la libre competencia
Jorge Ciasullo
Es Ahora
Consuelo Pérez
La obligatoria “inclusión”
Ruth Furtenbach
Hay que iluminar y cuidar el monumento a Wilson Ferreira
La transparencia del poder televisada
Jorge Bentos
1o. de marzo de 2020
Eduardo Pacífico
La reforma previsional del segundo gobierno del Dr. Sanguinetti
Miguel Lagrotta
Combatir el machismo ambiental
Fátima Barrutta
Ay Marina, Marina ¡Qué desfachatez!
Angelina Rios
Mirando al futuro
Matias Marino
Netaniahu, el “mago de la política israelí”
Edu Zamo
Hasta el viernes 26
Israel está empatado
El regreso de los autoritarismos moralizantes
La Salud en Venezuela está en cuidados intensivos
Derrotar a los populismos
Frases Célebres 758
Masones & Libertadores
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.