¡Aunque usted no lo crea!

Los lectores más veteranos recuerdan con seguridad la serie de Ripley ¡Aunque usted no lo crea!, que relataba hechos extraordinarios y curiosos, un best seller de décadas atrás. Uruguay puede ahora sentir el orgullo de aportar un caso que habría sido, sin duda, incorporado a los récords.

Una especie de grúa de 16 toneladas de peso y ocho metros de largo, llamada “manipulador”, fue robada del Puerto de Montevideo. Circuló a 20 Km. por hora hasta Toledo. Cinco procesados; un hurto sorprendente, rodeado de extraños episodios.


Si usted, estimado lector, observa, desde el ventanal de un quinto piso, que el Palacio Salvo se traslada frente a sus narices, asómbrese pero sin infartos: con seguridad, alguien ha hurtado el histórico edificio y procura un lugar donde esconderlo.

Si usted, estimado lector, se sorprende al detectar que falta la torre de los homenajes de la tribuna Olímpica del Estadio Centenario, preocúpese pero sin estallar: es claro que se trata de una sustracción y que un aerobús la lleva hacia una cueva misteriosa.

Mientras tanto, entérese, sin sobresaltos, que el sábado 4 una máquina de 16 toneladas de peso, 2,5 metros de ancho, 3,5 metros de alto y 8 metros de largo, fue robada del puerto de Montevideo, salió del recinto, a plena luz del día, por el portón de la calle Colombia y corrió los pavimentos a la velocidad de 20 kilómetros por hora.

Pero cierto es, lector, que ni a usted, ni a nadie, se le podría ocurrir, en estas circunstancias, si se encontrara por avenidas y bulevares con este equipo, que fuera robado.

Pero hay más: el ladrón para llevarse el aparato debió efectuar previamente maniobras técnicas que insumieron dos minutos, cuando la misma operación en forma regular consume 20 minutos. Tanto así, que un empresario confesó –con cierto humor– que deseaba tener al delincuente en la plantilla de trabajo.

Esta especie de grúa pertenece a una empresa privada, fue importada desde Holanda y tiene un valor de 120.000 dólares. Solamente UPM y Montes del Plata poseen en nuestro país equipos parecidos.

La máquina fue hallada en Toledo, a punto de ser desarmada. El autor del robo fue procesado por hurto agravado y otras cuatro personas fueron procesadas por receptación.

El verdadero nombre de este aparato es “manipulador”. Tiene, en realidad, por lo menos su nombre, una estrecha relación con la persona que elabora las estadísticas oficiales sobre robos y rapiñas.

Sorprende, en rigor, la facilidad con que el “manipulador” fue encendido y retirado del puerto, evadiendo todos los controles o contando con la complicidad de los guardias. Suponemos que la ANP está haciendo la investigación que corresponde y que impondrá sanciones a la brevedad.



Vázquez encabeza el maquillaje electoral en torno a la seguridad
Una curiosa licencia
Lo que el gobierno no quiere oír
Esperpento venezolano
Julio María Sanguinetti
La reclusión de menores hizo bajar la reincidencia
Sin derecho a la esperanza
Luis Hierro López
La seguridad ciudadana y el proceso penal en Uruguay
Washington Bado
El disvalor
Elena Grauert
Los médicos de Rivera “no eran Robin Hood”
¡Los puntos rojos!
Julio Aguiar Carrasco
El colegiado-laberinto de la Universidad
EL BPS y el derecho a pensiones
Jorge Ciasullo
Sanguinetti en Las Piedras
La raíz liberal del Partido Colorado
El pasado de una ilusión
Este Uruguay no es progresista
Farsa electoral y auto reelección
Nuevos nacionalismos, nuevos arsenales
El colapso del PRI
New York Times rescata la memoria de Margarita Xirgu
Metas a alcanzar
Jorge Bentos
Frases Célebres 717
El Libertador José de San Martín
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.